PARIS-BREST-PARIS

La Super Brevet Paris-Brest-Paris es el evento más importante del ciclismo de larga distancia, donde miles de randonneurs llegados de todo el mundo intentan completar sus más de 1.200km en menos de 90h.

Aunque existió en formato competición entre 1891 y 1951, desde 1931 se viene celebrando en estilo randonneur, actualmente cada 4 años.

Para poder participar en esta prueba el randonneur debe acreditar que ha realizado ese mismo año al menos una serie completa de Brevets 200, 300, 400 y 600km.

El ambiente festivo de los pueblos y hospitalidad de sus gentes, el agotamiento extremo físico y mental, la camaradería y los cientos de momentos y anécdotas vividos en la ruta son la esencia de la PBP.


LA HISTORIA

Como puedes consultar en nuestra sección Historia y origen del ciclismo randonneur, la prueba se realiza por primera vez en 1891 impulsada por la revista Le Petit Journal.

En esta primera edición el vencedor resulta Charles Terront realizándola sin dormir y en un tiempo final de 71h22′.

Aunque la prueba tiene un gran impacto mediático, las dificultades técnicas y logísticas de la época hacen que no pueda repetirse hasta 1901, donde el vencedor es Maurice Garin con un tiempo de 52h11′, y donde participan por primera vez además de corredores profesionales los touristes-routiers, precursores de los randonneurs.

En 1911 se celebra la tercera edición, con Émile Georget como vencedor con un tiempo de 50h13′ y la introducción en el reglamento de la prohibición de recibir asistencia mecánica fuera de los controles.

A pesar de la gran repercusión internacional de la ya considerada prueba ciclista más dura del mundo, como muestra que los vencedores de las siguientes ediciones sean extranjeros (1921: El belga Louis Mottiat en 55h07′; 1931: El australiano Hubert Opperman en 49h21′; 1941: El belga Albert Hendrickx en 41h36′) el auge de las grandes vueltas por etapas como El Tour, El Giro o La Vuelta hace que este tipo de pruebas de larga distancia salgan del circuito profesional.

La PBP de 1951 será la última edición en formato competición, la cual es ganada por Maurice Diot con el tiempo record histórico de la prueba: 38h55′.

A partir de 1931 la Paris-Brest-Paris se celebra en formato randonneur (actualmente cada 4 años) y audax (cada 5)


LA RUTA

La ruta se mantuvo más o menos fiel al trazado original hasta 1975,  donde la elevada participación hizo que por seguridad se abandonara la legendaria N-12 en favor de carreteras rurales menos transitadas, además de para realizar los controles en comedores y polideportivos municipales en lugar de los tradicionales restaurantes.

En la edición de 2015 el recorrido contaba con cerca de 1.230km, 11.000m de desnivel positivo acumulado y hasta 14 puntos de control intermedios.


DATOS Y RESULTADOS


CONSEJOS PARA AFRONTAR LA PBP

Aunque en nuestra sección de Consejos prácticos ya hemos comentado ciertas recomendaciones para participar en una Brevet, tal y como se refleja en las estadísticas de la PBP 2007 las características propias de este evento hacen que tengamos que considerar una serie de medidas especiales.

Estrategia

_Como siempre, conócete a ti mismo. Te ayudará a tomar decisiones cruciales, por ejemplo, en algún control es posible que tengas que elegir para revitalizarte entre una pequeña siesta o una ducha.


_Haz estiramientos regularmente (en las paradas y sobre la bicicleta) sobre todo de espalda, cuello y manos. La mayoría de los abandonos en la PBP suele ser a causa de las lesiones, no del cansancio.
Intenta que tus pies también descansen de la continua presión de las zapatillas automáticas, aflojando sus cierres o incluso descalzándote en las paradas.
Y recuerda que los servicios de fisioterapia de los controles están para todos, si es necesario úsalos y si no lo es déjalos para otros randonneurs.


_El control del sueño es clave. En todos los puestos de control y en muchos puntos intermedios hay café. Aún así, no te confíes y lleva siempre tus propios medios para controlarlo.

_Una de las imágenes características de la PBP es la del randonneur durmiendo en cualquier lugar: Paradas de autobuses, jardines, arcenes, rotondas, … Aunque como último recurso siempre hay que estar abierto a esta posibilidad, intenta dormir en los controles. Allí dispondrás de una colchoneta con manta, y los voluntarios te despertarán a la hora que tú les indiques (aunque conviene que dispongas de tus propios medios para ello)
Lo habitual es parar en Loudéac (I, 448km), Loudéac (V, 780km) y Mortagne-au-Perche (1.088km)


_Generalmente podrás comer en los controles, aunque debido a las posibles colas en algunos de ellos tendrás que considerar la opción de sellar el carnet e ir a reponer fuerzas a otros lugares.

_Recuerda estudiarte a ti mismo también este aspecto, es posible que tu cuerpo rechace comidas copiosas tras las largas horas de esfuerzo entre controles, por lo que quizá te convenga hacer paradas más frecuentes y reponer alimentos de forma más gradual. Como se ve en el gráfico anterior se produce un gran número de abandonos por problemas digestivos.

_En cuanto a reponer el agua de los bidones, procura hacerlo en los controles y bares de los pueblos, ya que probablemente no encuentres fuentes públicas en toda la ruta.


_Considera que el perfil de la PBP es bastante irregular, con continuas subidas y bajadas, por lo que será difícil encontrar tu ritmo. En los más de 1.200km tendrás que superar un desnivel positivo cercano a los 11.000m.


_Aunque es muy probable que veas a otros randonneurs y señales indicadoras en toda la ruta, lleva un GPS con el trayecto marcado. En la web oficial podrás descargarte los tracks.


_En la medida de lo posible intenta rodar en grupo, sobre todo de noche. Esto te ayudará a mantenerte despierto, además de ampliar tu visibilidad y visión con las luces de los otros randonneurs.


_Márcate un plan como referencia, pero adáptalo a las circunstancias. Como ejemplo, en la imagen está el plan original de una PBP. Aunque el randonneur lo tuvo como constante referencia, lo adaptó para poder rodar con compañeros, cambiar las paradas de lugar por esperas excesivas en algunos controles e incluso hacer la última noche en el control posterior por las malas previsiones metorológicas del día siguiente.


_Con tantas horas de fatiga extrema y sin dormir a la mente le cuesta tomar buenas decisiones. Intenta pensar y organizar todas las tareas que tienes que hacer en los controles antes de llegar. Lo primero, será recordar el lugar donde dejas la bicicleta. Después sellar y reservar cama/ducha. Posteriormente podrás cambiarte de ropa, alimentarte, reponer agua, cargar baterías, hacer esa llamada pendiente…


_La organización de la PBP permite a cada randonneur, o grupo de randonneurs, disponer de su propio coche de apoyo. Si es tu primera PBP, y a pesar de nuestras recomendaciones, seguramente no acabes de tener muy claro qué material o estrategia llevar, por lo que contar con ello puede ser de gran ayuda.

Considera sin embargo que el coche de apoyo solo podrá ayudarte o darte material en los controles, y que tendrá prohibida la circulación por la ruta donde rueden los randonneurs.


Material

_Ropa y material: Se buscará principalmente la comodidad. Las rozaduras con el sillín son inevitables, así como el adormecimiento en las manos, intenta minimizar los efectos. Por ejemplo, es habitual ver doble e incluso triple cinta en el manillar.
Además, la ropa y el material que lleves encima contemplarán la gran probabilidad de pasar frío y calor extremo, además de lluvia.


_Luces: Aunque la elección es muy personal, se suele recomendar llevar una dinamo de buje (sobre todo si no llevas coche de apoyo) y una luz con cargador USB. También conviene llevar una pequeña batería extra y un frontal, para posibles paradas técnicas en plena noche.
Es posible que puedas cargar la batería del móvil/GPS/luces en algún control, pero no cuentes con ello.


_Manta de supervivencia: Imprescindible.


_Repuestos: Aunque es probable que en los controles encuentres todo lo que tu bici necesita, procura llevar siempre encima una llave multiherramienta, un par de radios, un mínimo de dos cámaras y sobre todo una monodosis de lubricante (principal causa de los problemas mecánicos en la lluviosa edición de 2007)


_Guardabarros: En pocas PBP no ha llovido durante alguno de los 4 días, llevar un simple guardabarros te podrá ayudar a evitar estar mojado y frío.


_Cremas protectoras: Lleva crema solar, cacao y crema para las rozaduras.


_Tapones para los oídos y antifaz: Te ayudarán a descansar mejor, sobre todo en las zonas comunes de los controles o en las posibles paradas de día.


_Toallitas húmedas: Es muy probable que la necesidad de asearte o de ir al baño te vengan en plena ruta.


Y SOBRE TODO…

VIVE LA PARIS-BREST-PARIS!

Estás viviendo una experiencia única e histórica, compartiéndola con gente de otros países unidos a ti por esta extraordinaria afición.

Participa del ambiente festivo de los pueblos, saluda y habla con sus gentes. Es habitual ver a los lugareños ofrecer tazas de café y comida caliente a los randonneurs, incluso lloviendo o en plena noche, y muchos de ellos simplemente te pedirán a cambio una postal desde tu ciudad de origen.

La PBP es una extraordinaria fábrica de recuerdos, sensaciones y anécdotas que te acompañarán toda tu vida, no dejes que solo queden tiempos, velocidades y kilómetros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies